IMG_0530

ARROJA “LIDIA” SOLAMENTE DAÑOS MATERIALES A EMPALME

EMPALME.- Solamente se registraron pérdidas materiales durante la tormenta tropical “Lidia”, siendo los sectores de Bellavista, Pesqueira y Ampliación “Ronny” Camacho las más afectas por las lluvias y las rachas de vientos en la zona urbana.

El Presidente Municipal Carlos Enrique Gómez realizó un recorrido de inspección de las zonas de riesgo más afectadas por las lluvias de ayer por la noche y la madrugada de hoy sábado 2 de Septiembre en la zona urbana,  quien estuvo acompañado por Marco Antonio Flores Chong, Coordinador de la Unidad Estatal de Protección Civil en Sonora y del titular de la Jurisdicción Sanitaria Número 4, doctor Antonio Alvídrez Labrado y el Secretario del Ayuntamiento y Secretario Técnico de la Unidad Municipal de Protección Civil Erick Niebla Quiñonez.

Durante el meteoro se registró una precipitación de 91.2 mm y vientos de 45 kmph hasta rachas de 65 kmph. Y las lluvias intensas se registraron a las 24:00 a las 01.00 horas del sábado 02 de Septiembre, hubo una precipitación de 23 mm, mientras que de las 23:00 a las 24:00 horas, fue de 15.2 mm.

El alcalde empalmense y el funcionario estatal recorrieron la colonia Bellavista en la zona de muelles, luego se trasladaron al canal “Guadalupe” ubicado en el Kilómetro 2, sector poniente para verificar los daños a las paredes del canal causados por las fuertes avenidas de agua, que confluyen en la zona centro de Empalme y, posteriormente, fueron al bulevar “16 de Septiembre” donde existen tres vados que se inundan y provocan fuertes encharcamientos que impiden la circulación vehicular, además de inundar las calles aledañas, cuando se registran fuertes lluvias.

Cabe mencionar que el Presidente Municipal, horas antes ya había realizado un recorrido de inspección, por la zona urbana y el valle de Empalme.

Y una de las preocupaciones del alcalde Carlos Enrique Gómez Cota son las fuertes avenidas de los arroyos “Cuates”, que se generan cuando existen lluvias atípicas prolongadas, como la TT “Lidia”, su crecida de corrientes de agua es muy grande, pero se complica cuando se empata con las mareas altas de la bahía, provocando inundaciones a las viviendas que se encuentran a la orilla del mar, como las colonias Bellavista, Pesqueira y la ampliación “Ronny” Camacho.

Durante el recorrido por la zona urbana, se observó calles y avenidas destrozadas por el agua, caída de árboles particularmente de las 23:00 a las 01:00 horas en la madrugada del sábado 2 de Septiembre, ya que los vientos alcanzaron la velocidad de 45 kmph con rachas de 65 kmph, además de que se registró el derrumbe de una pared de una casa en callejón Juan Álvarez y avenida Héroe de Nacozari, esquina en la colonia Moderna Centro.

Además de que se detectaron innumerables derrames de aguas negras en la zona centro y colonias populares empalmenses, debido a que se colapsó el sistema de drenaje en algunos sectores, a causa del azolvamiento de la tubería.

Las avenidas de agua que se registraron por el canal “Guadalupe” provocaron incertidumbre entre los residente del Kilómetro Dos, Poniente, durante las altas horas de la noche de ayer viernes, debido a que llevaba mucha agua y arrastraba infinidad de basura, escombro, maleza, llantas y muebles en desuso.

Por otra parte, el Departamento de Bomberos Voluntarios de Empalme, durante el meteoro se reportó al Centro de Mando, a las 04:25 horas, el incendio de una vivienda, por la calle Niños Héroes y 5 de Mayo, esquina.  No hubo pérdidas humanas, solamente daños materiales. Se ignora hasta el momento, las causas del siniestro.

VALLE DE EMPALME

Y en el valle de Empalme, hubo crecida de arroyos, por lo que se registró la fractura del puente peatonal que se encuentra a un costado de la Escuela Secundaria Técnica (EST- 32), misma que les permitía a los educandos su ingreso a la escuela como a las familias asentadas en dicho sector para trasladarse a la parte poniente de La Atravesada.

Asimismo, hubo calles y avenidas destrozadas e inundadas por el agua, provocando en la zona urbana del poblado,   encharcamientos que no permitían el paso de vehículos y de personas.